Se jugaba a ganar. A ganar y a dar espectáculo

En anteriores píldoras ya hemos hablado de la inolvidable temporada 1949/1950 y aquella eliminatoria de Copa ante el Barcelona. El curso de los más de 100 goles y el fútbol deslumbrante. Cuando jugábamos en Segunda pero eramos un equipo de Primera, y de los buenos…

Con la inevitable distancia del tiempo, es difícil hacerse una idea de lo que debió de ser aquello. Quizás algún abuelo verdiblanco os haya rememorado batallas de aquella gloriosa época. Seguramente emocionado, con la pasión de los que sienten esta “locura” que llamamos Racing como lo que es, algo más que un bendito equipo de fútbol.

Porque aquello fue histórico. No quiero aburriros con datos, números, vicotorias y estadísticas. Para que os hagáis un “croquis” de aquella historia, intentaré relataros algunas crónicas de la época, sacadas del tesoro verdiblanco que celebra los 75 años de historia del club.

De aquel Racing meteórico que ascendió a Primera se decía que jugaba a ganar. A ganar y a dar espectáculo. Se encajaban goles, pero no importaba. Se volvía a la carga hasta conseguir alguno más que el contrario. Tampoco se ensañaba el equipo con el rival, un par de goles de diferencia y después a deleitar al espectador.

Alsúa, Nemes, Mathiesen, Ortega, Mariano, Echeveste, Herrero, Lorín, Joseito… Goles, goles, y más goles. Maravillosos. Se llegó incluso a decir que la mítica canción de “La raspa” tuvo el origen en los malabarismos de Alsúa con el balón (La raspa la inventó, Alsúa con el balón..).

Por el Sardinero pasó, en partido amistoso,  el San Lorenzo de Almagro. Escuadra argentina que estaba arrollando por todos los campos del país. Y costó, ya que los albicelestes no parecían dispuestos a enfrentarse a “un Segunda”. 3-2 perdió el Racing, aunque la actuación arbitral evitó la victoria cántabra. Los sudamericanos reconocieron al equipo verdiblanco como el mejor rival que encontraron en tierras españolas.

La gente estaba enganchada, disfrutando como nunca con el equipo. Este hecho motivo que, por primera vez, se fletara un avión para seguir al Racing. 32 pasajeros embarcaron el Bilbao con destino Zaragoza (2º clasificado de la tabla). La expectación era máxima en tierras mañas, el campo a reventar y 5.000 personas sin entrada en la calle. La escuadra local llevaba dos años sin perder en casa. ¿Qué sucedió? El equipo verdiblanco venció (1-2).  Jornada 22ª y  ¡15 puntos de distancia entre ambos!

 

Aquí van unos cuantos números para que os quede más clara la magnitud de aquella temporada:

– Liga Regular: 24 victorias y 6 derrotas. 99 goles a favor y 47 en contra.

– Play Off de Ascenso a 1ª: 4 victorias, 1 empate y 1 derrota. 20 goles a favor y 8 en contra.

– Y en la Copa, alcanzamos los cuartos de final eliminando al todopoderoso Barcelona en octavos.

Check Also

Recuerdos que llegaron del este. La primera del Zar

1993. ¿Qué son veinte abriles?. Dos décadas no son nada. Aquel año , entre otras muchas cosas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies