Recuerdos que llegaron del este. La primera del Zar

1993. ¿Qué son veinte abriles?. Dos décadas no son nada. Aquel año , entre otras muchas cosas, pegaba fuerte en la radio Amazing de Aerosmith, Checoslovaquia “desaparecía” del mapa,  y,  a la gran pantalla,  llegaba la tercera secuela del robot policía. En la tierruca, dos exóticos peloteros aterrizaban en el Sardinero…

Попов y Радченко. Popov  y Radchenko. Hijos de la madre Rusia, una de las parejas más míticas que ha pisado el verde del templo racinguista. Hoy quiero dedicar unas líneas al desgarbado y espectacular  delantero. Su compinche de la medular merece otro recordatorio, pero voy a centrarme en el punta que nos regaló aquel demoledor ataque con un misil tierra-aire en San Mamés. Siendo más concreto, nos centraremos en la primera diana que consiguió Radchenko en partido oficial con la verdiblanca.

O puede que no fuese la primera. Desconozco si el ruso vio puerta en aquella eliminatoria copera ante el Mármoles Macael (¿por qué ha quedado este rival anclado en mi memoria racinguista?), al que superamos tras empatar a 2 en su feudo y vencer 4-1 en el Sardinero. De lo que si estoy seguro es de que fue el estreno en liga.

Madre mía, vaya once que saltó al Bernabéu: Ceballos, Torrecilla, Geli, Pablo, Merino, Gelucho, Zygmantovich, Radchenko, Setién, Popov y Pineda. Tela. Roncal y E.Torre también saltaron al campo, abandonando un banquillo en el que se quedaron Pinillos, Edu García y Chili. Al mando de la nave verdiblanca, Jabo Irureta. Enfrente, el R.Madrid, donde un treintañero Butragueño daba sus últimos coletazos.

6 de octubre de 1993. El calendario marcaba la 6ª jornada de liga y el Racing, recién ascendido, llegaba al campo madridista ocupando la 5ª posición en la tabla. Por su parte, el equipo local era 15º. Transcurría el minuto 37 de partido cuando , tras una doble pared entre Popov y Setién, el flaco abrió a la izquierda, donde esperaba el Zar. Éste recibió el esférico y batió a Buyo con un disparo raso. 0-1.

Primero de los 20 goles que conseguiría Dimitri en liga vistiendo la elástica racinguista.

Aquel partido le perdimos, con polémica.  Un dudoso penalty transformado por Michel en el minuto 90 nos hizo volver de vacío al Sardinero.

“Me ha dado en el pecho”, decía Zygmantovich. Otro mito que llegó del este.

Check Also

Ibarra, algo más que amor por unos colores

En esta píldora vamos a recordar la figura de Manuel Ibarra Echano (1906-1990), centrocampista de reconocido liderazgo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies