De lágrimas y cánticos verdiblancos

Canta la Gradona: “Racing de Santander, no hay quien le gane, porque tiene unos huevos así de grandes”. Y el verbo se hizo carne. Un martes copero de enero,  aquella noche almeriense que ya ha pasado a la historia verdiblanca…

Un servidor, tenía esperanza. Vale, a toro pasado… No, en serio. Creía en este equipo. En esta plantilla y cuerpo técnico que, día a día, dignifica la profesionalidad del futbolista. Portada por un día. Currantes “anónimos” en un mundo bipolar de gomina, estrellitas, y balones de oro. A veces blanco, a veces azulgrana. No existen más colores en la festivo-futbolera prensa española.

Así comenzó la tarde noche. Cerveza en mano y esperanza en el corazón. ¿Por qué no va a poder ser?. Y el minutero avanzaba. “SOS RACING” en las gradas de los Juegos del Mediterráneo. Gracias Almería. ¿Y aquellos verdiblancos en las gradas?. !Qué grandes sois, cojones¡ (si, va de testosterona).

Arrollador. Imperial. Magistral. Mariano Mariano Mariano. Una torre que emerge por encima de la defensa local y….gol. Joder, gol. Un tanto gritado con la garganta resquebrajada. Las alegría, en estos tiempos de mierda que viste de corbata, se saborean el doble. O el triple.

Media hora por delante. La emoción a flor de piel. Es un deporte, es fútbol. Vale. Pero es el RACING, y me altera.!Qué le voy a hacer¡. Verdiblanco y futbolero, por ese orden.

Dos toques, Pin Pan. Durán, magia. Golazo. Y ya no pude más. Lágrimas verdiblancas, de alegría y de rabia. Una extraña sensación de felicidad. De orgullo.

Final. Acabó el encuentro, pero seguía pegado al televisor. Quería ver a esos chavales celebrando, sonriendo. Alegría contagiosa que, en ese momento, inundaba cientos de hogares y locales en la tierruca.

Volviéndonos a sentir RACING. Y entonces, comencé de nuevo a llorar.

“Racing de Santander, no hay quien le gane, porque tiene unos huevos así de grandes”.

Gracias plantilla, gracias verdiblancos.

Aúpaaaaaaaa!!!!!

También en el MV

Recuerdos que llegaron del este. La primera del Zar

1993. ¿Qué son veinte abriles?. Dos décadas no son nada. Aquel año , entre otras muchas cosas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies