La liga del “Play Off” y la “liguilla de la muerte”

La liga de la temporada 1986-1987 es recordada por el intento de implantar un nuevo sistema de competición. 18 equipos disputarían la fase regular, para después repartirse en tres grupos de 6. Los clasficados del puesto 1º al 6º lucharían por el título, del 7º al 12º jugarían por clasificarse para la Copa de la Liga, mientras que los 6 últimos clasficados al finalizar la fase regular tratarían de evitar el descenso (los tres últimos perderían la categoría)…

Los puntos obtenidos en la fase de grupos se sumarían a los logrados en la fase regular.
En abril del 87, trás disputarse 34 jornadas, finaliza la 1ª etapa de la competición. El Racing, decimosexto, queda encuadrado en el grupo que luchará por evitar el descenso. El grupo se inicia con la siguiente clasificación:

  1. Valladolid (31 Ptos)
  2. Las Palmas  (29 Ptos)
  3. Osasuna  (27 Ptos)
  4. Racing  (26 Ptos)
  5. Sabadell  (25 Ptos)
  6. Cádiz  (23 Ptos)

En las diez jornadas que duró la fase de grupos, el Racing obtuvo 3 victorias, 1 empate y 6 derrotas, lo que le dio una puntuación final de 33 puntos, 4 por encima del Cádiz, y cinco por debajo de Osasuna y Sabadell (que marcaba la salvación).

¿Descendidos? No.

En la última fase de la competición, una vez descartado el sistema de play-off para futuras ediciones, la federación opta por ampliar la futura 1ª División a 20 equipos. Esto supone que en lugar de descender tres equipos (Osasuna, Racing y Cádiz) sólo lo haría el clasificado en última posición, conservándose los mismos ascensos desde Segunda, para de esa forma ampliar la nómina de equipos en Primera.

¿Salvados? Tampoco.

Es entonces cuando surge la idea de “la liguilla de la muerte“. Manuel Irigoyen, presidente del Cádiz, directivo con mucha influencia en la federación, argumenta que el Cádiz, de haber sabido de antemano esta decisión, habría luchado con más entusiasmo por evitar quedar en última posición. El fútbol español clamó por esta injusticia de la que fue víctima el Racing, pero nadie quiso o supo remediarlo.
Propone la disputa de una nueva liguilla, a partido único, entre los tres últimos clasificados. El resultado de “la liguilla de la muerte” decidiría el equipo que baja a Segunda

Racing y Cádiz empataron a un tanto en su enfrentamiento (gol de Buckley), mientras que navarros y gaditanos hicieron lo mismo en su partido. En la última jornada, la derrota del Racing ante el Osasuna en El Sadar supone el descenso del equipo verdiblanco a Segunda División. El conjunto cántabro formó en ese partido con: Alba, Tino, Sañudo, Cantudo,Gelucho, Chiri, Juan Carlos, Abad, Revilla, Miro y Buckley.

Rocambolesca temporada para el Racing, que pasó de estar descendido a salvarse, para después volver a descender. Y aún pudo complicarse más el asunto, ya que existió la posibilidad de que tuviese que jugarse un nuevo “Torneo” en Madrid para decidir el equipo que descendía. Para ello, el encuentro entre navarros y cántabros tenía que acabar en empate, y que después se produjese una victoria rojilla por un gol de diferencia en la tanda de penaltys posterior al partido.

De locos…

 

(La imagen que acompaña a esta entrada procede de @realracingclub)

También en el MV

Recuerdos que llegaron del este. La primera del Zar

1993. ¿Qué son veinte abriles?. Dos décadas no son nada. Aquel año , entre otras muchas cosas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies